Entrevista a Germán Gusano: “Los elementos básicos para fortalecer a la industria son: unidad y diálogo constructivo, constancia y comunicación homogénea”

GERMÁN GUSANO, Premio a la Personalidad del Juego Responsable en la última edición de los Premios InfoPlay, nos concede esta entrevista donde desarrolla, como pocos, su capacidad de análisis acerca de la importancia estrategia y vital de la Responsabilidad Social Corporativa y el Juego Responsable.

Para Germán Gusano, se trata de la posibilidad de un nuevo horizonte para el crecimiento y oportunidades de las compañías y, al mismo tiempo, de la sociedad. Nuestro abogado y politólogo nos habla del modelo ‘Reno’ como más extendido en otros países y centrado en la responsabilidad individual, entre otras admirables reflexiones de un verdadero experto que insiste en una labor de difusión eficaz sobre la RSC porque “lo que no se comunica no existe”.

Disfruten de sus palabras porque en cada párrafo hay un titular que sellaría este lujo de entrevista.

 

1.- ¿Puede resumirme la importancia de incorporar la RSC como parte de la estrategia de una compañía?

La RSC es un gran eje vertebrador que debe englobar tanto la misión como los valores de una organización, materializándose en las distintas prácticas de gestión. El principal motivo estratégico es alcanzar unos beneficios económicos pero sin olvidar los impactos sociales.
Hay múltiples beneficios como es una mayor eficiencia en los procesos; aumentar la productividad; captar y retener talento; generar ventajas competitivas; mejorar la imagen y la reputación corporativa; fidelizar clientela, en definitiva, alcanzar un modelo de futuro más sostenible. Para el liderazgo empresarial, hay que impregnar la excelencia en el modelo de gestión y, ahí, la RSC es fundamental. Los intangibles suponen un importante factor en el valor final de una compañía.


2.- Según indica, como consecuencia ¿es necesario que las empresas inviertan en este ámbito?

Indudablemente sí, no puede ser una opción que se menosprecie. No puede ser algo aislado o quedar únicamente en un concreto departamento o área social simbólica, debe repercutir en toda la estrategia de la organización. Últimamente las empresas, también en el sector del juego, han tomado mayor conciencia sobre su valor y su oportunidad competitiva. Está comprobado que apostar sobre políticas orientadas al desarrollo y en la consecución de buenas prácticas aportan beneficios al conjunto, no únicamente a un elemento. Además, también se va instalando progresivamente como marco de referencia en las normativas aplicables.

3.- Desde su conocimiento y experiencia en estos aspectos, ¿cree entonces que existe un verdadero convencimiento empresarial o se actúa, esencialmente, por imperativo legal?

Actuar por imperativo legal sería quedarse en lo básico. Ser consciente de tu propia responsabilidad es ir más allá. Supone abrir un nuevo horizonte de posibilidades de crecimiento y oportunidades para la compañía y, al mismo tiempo, para la sociedad. Todas las innovaciones e iniciativas económicas, sociales o ambientales, deben tener el mismo punto de partida: la ética.
Por tanto, ¿es importante crear una cultura interna en la empresa?

Como indico, desborda al departamento responsable de impulsarla. Es un modelo de gestión que repercute en toda la estrategia. Debe estar presente, diariamente, en las decisiones y operaciones en las que se encuentren implicados los empleados. Como elemento garante de la RSC, es básico crear una cultura interna al respecto, bajo una visión que permita impregnar todos los ámbitos de la empresa y a sus diferentes grupos de interés.

4.- Desde su perspectiva ¿qué planes de futuro debería tener una empresa en RSC?

Para hablar del futuro, primero hay un presente, lo de hoy se reflejará mañana. Así, una empresa tiene que desarrollar un modelo integral que construya eficiencia y sostenibilidad.

El objetivo sería convertirse en el principal aliado de todas aquellas entidades que deseen innovar con un enfoque creativo, estratégico y sostenible. Crear un plan global, desde el deseo de compartir una específica manera de hacer y sentir el negocio, más allá de las habituales líneas de actuación exclusiva y puramente económicas. Sin duda, el camino es interiorizar y respetar su cuota social de responsabilidad en cada una de sus acciones. No hay que olvidar que, si son constantes, se irá desplegando el que podríamos denominar como efecto “dominó” de la RSC, integrándose esa excelencia entre todos los agentes implicados en el mercado.

5.- Ahora que, poco a poco, la crisis va superándose en los distintos entornos, ¿qué balance hace de la situación en el sector del juego?

Balance positivo, manteniéndose un poso de amargura, ocasionado por la tendencia negativa a la hora de interpretar su realidad por determinados actores, incluidos algunos medios de comunicación. La tecnología se ha convertido en un fenómeno social que ha transformado todos los ámbitos, la estrategia empresarial y las posibilidades de desarrollo.

Es esencial la redefinición de las propuestas y las estrategias para obtener impactos positivos y cumplir objetivos sobre la imagen y reputación de un sector legal, muy regulado y socialmente aceptado. Por supuesto, sin olvidar los posibles impactos negativos que, por distintas razones, puede causar su actividad, sumando todos los esfuerzos necesarios para su resolución. La industria es de todos sus integrantes y, el conjunto de ellos debería contribuir en su progreso sin reticencias.

6.- ¿Cómo cree que responde el consumidor ante estas políticas responsables?

Los consumidores se han ido concienciando paulatinamente de su importancia, pero, últimamente, parece que se ha acelerado ese interés. El principal compromiso debe ser que los clientes reconozcan perfectamente la responsabilidad que despliega una entidad, el por qué su producto o servicio le puede aportar un valor añadido en su elección final. Por ejemplo, en el caso de la industria del juego, puede traducirse en elementos de mayor transparencia económica, en los procedimientos de cumplimiento normativo, en elementos extras de protección o en la reducción de su huella medioambiental, pero también deben apoyarse en los detalles menores de atención directa al cliente. El objetivo debe ser que esté perfectamente informado o en las mejores condiciones de hacerlo, para tomar una mejor decisión y, para ello, hay que promover las mejores prácticas y concienciar a la sociedad de sus beneficios. Es una especie de sana competición, mostrando las mejores cualidades, para alcanzar el mayor bienestar individual, con indudables repercusiones económicas y sociales positivas para todos.

7.- Por lo que explica, para la interiorización social y eficacia de estas buenas prácticas, ¿la comunicación juega un papel fundamental?

Por supuesto que es así. Como se suele decir: lo que no se comunica no existe. Bajo el prisma de la RSC, el beneficio de un bien o servicio se incrementa en el mercado. Esos beneficios añadidos hay que plasmarlos de forma veraz y clara en la información. Hay que tener especial sensibilidad para evitar desarrollar una comunicación distorsionada sobre actuaciones sociales. La RSC debe ser un estilo de gestión integral y con el objetivo de la excelencia, no puede convertirse en un recurso para maquillar algunos aspectos empresariales negativos, a través de una comunicación puntual, con posibles fines sociales “expiatorios”.

Por supuesto, la tecnología también afecta a la comunicación, siendo multicanal, directa y personalizada. Un paradigma que hace que el desarrollo, la exposición y la venta sean diferentes para conectar con el consumidor actual de la mejor manera posible. Los nuevos canales sociales han cambiado la manera de informarse y de comunicar, pero también ha amplificado la posibilidad de distorsionar la realidad. Entraríamos en el moderno término, aunque su contenido no sea novedoso, de la “posverdad” o las “fake news” que, desgraciadamente, también están afectando -o continúan- al sector.

Indudablemente, la transparencia y su comunicación, contribuyen a mantener la relación de confianza con la sociedad, siendo ésta una base fundamental de cualquier proyecto para calificarse como una empresa socialmente responsable.

8.- ¿Cómo fue la experiencia de ser premiado en la Primera Edición de los Premios al Juego Responsable? Usted fue testigo del acto de entrega y visibilizó el compromiso de la Administración, ¿podríamos decir que la sensibilidad y compromiso con el Juego Responsable se ha convertido en el eje de la Industria y de la Administración? ¿A qué cree que es debido?

Fue una grata satisfacción y supone una motivación extra en el trabajo diario. Hay que reconocer este tipo de iniciativas como un escaparate que muestra los esfuerzos que se están realizando para ofrecer una opción segura y responsable de entretenimiento, fruto de una gestión económica inteligente.

En las últimas décadas se ha intensificado el consumo responsable como la opción menos dañina posible, tanto individual como socialmente. Se refiere a un consumo consciente y crítico, que responde a las necesidades y proporciona una calidad de vida saludable y sostenible, no daña el medio ambiente y respeta los derechos. Además, cualquier bien o servicio, debería minimizar el riesgo para las futuras generaciones o grupos vulnerables. Por tanto, esa aceleración social y el dinamismo actual, conllevan también el énfasis de la Administración y también del resto de actores en este marco de actuación, concretándose en un Juego con ese amplio adjetivo calificativo de “Responsable”.

9.- Comparado con otras demarcaciones nacionales, ¿qué nivel de compromiso observa en la Industria española? ¿Qué modelo le parece mejor de los que conoce fuera de España?

El modelo Reno es el más extendido y se centra en la responsabilidad individual informada y en los jugadores problemáticos, aunque muestra algunas limitaciones. Los investigadores proponen un enfoque más amplio que ajuste su efectividad incluyendo, según los entornos, algunos principios de salud pública que aumenten la protección del consumidor, el control del juego ofertado, una mayor responsabilidad regulatoria o ampliar los conocimientos científicos al respecto. Según los mercados, los resultados coinciden e identifican ciertos factores modificables a nivel individual y comunitario que contribuirían a mejorar las políticas y los programas de prevención. Algunos engloban otros entornos de salud, por lo que serían posibles ciertas políticas transversales, caso de la población más joven, para optimizar los nuevos entornos ocio-tecnológicos. Esto ha hecho posible que surjan algunos modelos paralelos ampliando las exigencias en información, sensibilización, exposición o control.

En general, en España existe un firme compromiso de progreso pero, por ejemplo, quizá carece aún del potencial y continuidad de estudios más específicos respecto a países referentes, caso de Canadá, EE.UU., Australia o Nueva Zelanda.

10.- En cuanto al Juego Responsable, como parte de la RSC ¿piensa que conseguiremos trasladar un mensaje positivo al resto de la opinión pública? ¿Cuál serían esas herramientas?

Aunque el juego está socialmente normalizado, esta misma realidad provoca que distintos agentes sociales se movilicen mostrando su aversión al mismo. La denominada “polarización social” es un riesgo que puede afectar a las empresas de formas muy diversas, desde un ámbito político hostil y persistente, con movimientos sociales y populistas que abanderan un cambio sin considerar los perjuicios resultantes, hasta debilitar la confianza o el crecimiento económico, deteriorando la imagen y reputación alcanzadas. Los elementos básicos a utilizar para fortalecer a la industria son: unidad y diálogo constructivo, constancia y comunicación homogénea. Sin embargo, como ejercicio de autocrítica, traslado yo una cuestión a la industria: ¿están verdaderamente arraigados esos pilares?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *